miércoles, 31 de diciembre de 2008

AÑO VIEJO


Bueno. En estos seis meses ha pasado de todo. De ésta experiencia lúdica que en mi se a visto necesaria he aprendido un montón de cosas. Pero es algo raro que mi vitácora personal esté a disposición de cualesquier individuo que llega por azar, o por dirección. Disfruten o no, por ello no ha sido creado sino tan solo como un recipiente que se lo debe llenar luego de años de embriaguez y soberbia(por pura inercia). Agradezco a todos uds. tan solo por llegar aquí en silencio o con sus criterios, criterios varios por cierto y esto enriquece aún más al espacio, ah!! éste espacio que aún es bebé de pecho, ya saben que es de mi pecho que es lleno todo esto.
Salud!! aquí en casa junto a los mercados, a los vendedores ambulantes de ropa, aquí en medio de lustrabotas y niños bien os saludo.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

....

"El Edén estaba para servirnos, fuimos creados para vivir en él. Nuestro propósito a cambiado, pero nadie a dicho que haya cambiado el propósito del Edén".
Franz Kafka
De sus aseveraciones acerca del pecado

sábado, 13 de diciembre de 2008

OTRA VEZ

Es Jueves 4am a punto de caer el cometa de Bonaparte, así que hoy me he sentado con insomnio senecto, con tirria de la suspensión que me he causado pensando en el puto fin, con la mirada fija en el tumbado, con los ojos nebulosos que no resisten. De fondo ya saben los insectos sisiando entre los grabados o entre los acordes de Massive Attack que caben como una obertura de Chopin en mis recuerdos. Black milk como dentadas funestas las que merman en mi piel que no dá más. Así y reviso a los camaradas, con un cigarro de marihuana en mi pieza pues no hay otra forma de escuchar a 3d. Ya veo a D. despegar con sus temores enjaulados en sus petacas, en cada uno de los abrigos de su abuelo que quieren escapar como pínvalos del 80 y en ascenso. Y así como a D. que hoy parte para no volver, que sus máscaras o talvéz una de aquellas va a caer como un muro de intrigas que estallan con la desasón que la verdad proporciona así ya se abren mis venas de par en par y dejan que sea lleno todo el fondo de la estancia ya no solo con armonías invisibles sino también con un poco de hematocritos, de mónadas enjauladas en mis recuerdos que ya las toco, que las acaricio como fieras que vienen a mí, como gatos ya no díscolos sino dulces mininos que no me gustan. Ja!!. Y el cometa ahora de la Nardo que no cae.

domingo, 16 de noviembre de 2008

VANE

Donde puse todos esos envases que quedaron regados por allí . Ya Vane me dijo siempre que las dudas cuando las hay se amontonan como latas, muchas al ser tristes y pocas cuando felices lo que llevan. Y todas sin ninguna duda se bambolean por el medio de las alacenas que en la mía tan solo se las observa, en las otras nunca aparecen. Ya Vane otravéz en el cuarto tratando de apresarlas, que se le hubieran reventado en seguida aquellas manos tan suaves por ser muy rugosas sus presas y al friccionar con aquellas delicadas y arteciopeladas manos se estampan en cicatrices amortajadas. Ya las llagas y al asecho. Hay! si mi Vane, aquella Vane de Viernes de cornos y de vueltan en derredor, en medio del dormitorio aquél. Que no los toque (le dije), pero ella que tan siempre en hacer su regalada gana se va. No quiero que aquellos toscos y violentos se interpongan entre su tersura y mi violencia. Pero ya la veo y de un lado a otro por que aquellos envases que raro ahora, ya aparecen y persiguiéndolos la veo desde un principio (a la caza), y las alacenas ya talvéz se hayan diluido por el presentimiento acorralado y las latas en motel infecto . Ya talvéz sus manos arteciopeladas no sean, más cuando ya ahora mi barba y las arrugas se han posado en el animal que gime. Vane ya no las persigue con tanta animosidad y frecuencia que antes. Ya hasta se han visto amontonados y tan descuidados aquellos envases que un tiempo fueron frescos, atesorables, esperando siempre algún nuevo que depredar. Pero yo tampoco le exijo nada ya a Vane que tan solo los vemos por montón en el largo recorrido, sus vueltas interminables por los corredores que un día me vieron apresar a Vane, la Vane de apagones nocturnos dentro de escalinatas mohosas, de mordaces sonidos, cruel amor.

lunes, 27 de octubre de 2008

Yo

Yo soy el ebrio, el vagabundo, el mendigo. Soy el artista, yo soy él monstruo.

miércoles, 8 de octubre de 2008

LA CITY

Hay veces que la ciudad tiembla sin ninguna antelación, sin previo aviso. Tan solo un crepitar al principio calmo luego varias crepitaciones incesantes; ya un jarrón caer por el medio de la mesa de centro y su estruendo en las habitaciones vecinas no hace sino halar un poco más aquellos hilos de quietud y penumbra con los que se habría visto enjambrada y nada más que un impulso y todo echo trizas. Las risas deletéreas en cada uno de los rincones que se escabullen no hacen sino tan solo pensar en sustancias obscenas que se regodean con cada impulso de oquedad que ellas llevan. Quizás encontrar algo, a alguien por alguna inflexión sistemática que recae en hipo y otro chocar de copas en los costados de la ladera. Con Merló, con Cirá llenos todos. No nos hace sino tan solo recordar el pasar de los carros una y otra vez, una y otra vez en penumbra.

martes, 16 de septiembre de 2008

........

Aquí jugando con pelotas de goma. Aquí jugando con pelotas de waipe, con pelotas nada. Aquí jugando con pelotas de tí.

martes, 2 de septiembre de 2008

PtB

Luisa estaba en la sala; todo giraba en mi cabeza y las preguntas las que nunca se acabarían una y otra vez en mi cabeza; la sonrisa de Paula y los latidos de Maurice en mi cabeza una y otra vez. Pero que pasaba en esta pequeña habitación donde años atrás me había encerrado. Las paredes infectas, las sábanas en donde había revolcado con Paula allí una y otra ves y nada más que un breve gemido de mis pupilas que se escarban en toda aquella maraña de vueltas interminables que en mi cabeza se derriten como mondas lucecillas fugaces estrellarse en el moho de mis pensamientos ya hacía mucho envueltos en capas aún mucho más cruentas de las que entonces acaecían. El vacío que se filtraba como gas mostaza entre los muebles viejos, las manecillas de los relojes diluirse entre los fragmentos extenuados, las fisuras que se bambolean mientras el agua se precipita hacia todas las vestimentas. Toda la selección, el vacío y nada más que Holliday en aquel ajetreo de la obscuridad que es éste maldito volver. Despertar y allí como un grillete en los cojones la conciencia verreta y el yo aún más. Él, aquel yo aterido, ultrajado en medio de ésta nada de verga, obtuso en posición fetal sentía al vacío maniqueado un yo mucho más brutal y tormentoso. Ya Maurice una y otra vez en este coco, que ya lo puedo confundir con el cuco y el cuco tan solo otra inflexión más de este vacío que se extiende entre todas esas maniatadas, de esos embolsos de tintura y fantasía otra vez en el dormitorio que me encierra, que me retiene. No sé, tendré que ir a ver que quiere ésta maldita, marrana infecta que no sabe el paradero, que no sabrá el recorrido para todo éste laberinto y en el cuarto metido al final. En éste paralelepípedo mugroso la voz, ésta voz que me aliena, que me devasta. –Y ésta perra que no viene-

domingo, 6 de julio de 2008

.........


Todo era borroso, opaco, como si un regulador de la nitidez del cuadro tomara conciencia en la escena y la maniobrara a gusto y capricho suyo. Me di cuenta entonces, detrás de la imagen algo, muy peculiar paraje el que me encontré. Me empujaron curioso, me guiaron mientras en aumento resplandecía. Los bordes lisos de un muy pálido marrón, las grietas que de ella sobresalían se mostraron. Y aquella edificación rocosa de un linóleo pétreo ver.

GALÁPAGO

Una obra simple por la ingenuidad de su construcción. Un significado enorme lo que és.

viernes, 4 de julio de 2008

GALERA

Podría pensar que a echo bien el sumo de todo lo que de él en plena certeza del todo sabía. Y aquel todo que el creía poseer era tan solo una minúscula parte de un sector apostillado, aniquilado a un costado de una galera avasalladora en extremo por su enormidad y que aquel sector no era más que una pelusa roída que se escabullía por debajo de unos objetos que rodaban en movimiento armónico hacia el lado opuesto de la dirección que tomaba dicha pelusa. Más aún no suponemos siquiera la grandeza de aquel espacio, más que la galera contenía un millardo de objetos, unos grandes y rugosos, perezosos, yertos la mayoría con unos grandes bostezos que habitaba al vacío y otros pequeños, jocosos , juguetones sesudos recién despiertos. Pues volvamos al sector, y observemos la configuración, luego insertemos los datos y que todo el sistema se apropie para observar la posición de aquella minúscula parte que aquel ser daba por plena certeza poseer como el todo. Y de aquel todo abría llegado al método adecuado para la resolución de cada uno de aquellos escozores que el inevitable movimiento los hace cada vez con más ansias de la transgresión que nos inmola de a poco. Y de aquel levitar, la certeza perfecta, la alegría de saber y la resolución, el descanso de ya no pensar más. Pero y todavía, la posición de aquella minúscula parte incluida en aquel sector que se la podría medir indefectible, y establecer mediante sus intervalos en la longitud de onda que proyecta se escabulle, y nos juega con proyecciones erroneas, con espejismos dialécticos. Será que la galera se mueve?, que se contrae? empero inexiste poco a poco?.

jueves, 3 de julio de 2008

RETORNO

Me siento sujeto a una inevitable sensación que carcome a aquella seguridad de estar en tus calles, en tus esquinas y piedras, aquella seguridad que te dan tus olores y sombras. Los kilómetros que he recorrido y el tiempo que a transcurrido alejado de ellas, de aquellos zaguánes y techos cinc me han trastocado. Me siento víctima de un complot que poco a poco ha minando mi estado. Veo y no veo más que paneles conocidos dentro de vitrinas profundas, vitrinas con cerdos mutilados abocados en enormes charcos. Percéfones alados en incienso y la mirra su aroma. Paso lento me sienten, irreconocible me miran. Los nervios toman posesión y yo que me dirijo al centro mientras los rostros no me dejan avanzar. Voy despacio, asegurando cada paso que doy para no caer en alguna hurtadilla última quizás hacia algún pozo profundo del cual ni Sara me podrá librar. A cada paso el siguiente por las piedras, por la antigua fábrica de galletas el cóndor, los coches uno, quizás otro me segan...

AMANECE

Como dice Pj Harvey; Stories from the sea, stories from the city. Yo acotaría: Stories from the desert.
La primera vez que vi el desierto fue como la primera vez que vi el océano o la gran ciudad sin duda.
Así veo yo el desierto de Atacama.

ALIGATOR

......

Era la tarde muy fría, tarde nebulosa, entre casas que en forma horizontal se desplegaban en barricadas una tras otra. La bruma en el cielo se apreciaba tras líneas que conformaban aquellas casas plomizas con rejas y céspedes bien cuidados. Calles pedregosas, ahora cubiertas de autos y niños con flores descalzos. Amenazaba la noche, y los bloques negruscos que se arrinconaban hacia el Norte prometían venir. Viene la lluvia decían, murmullos que ahora venían un poco frenéticos, graznaban por amenaza de tormenta. Pero imaginaba la noche, nos imaginaba, mientras la tarde perdía fuerza y la bruma inundaba paso a paso, agigantados todos, los rincones de las casas. Las voces que en un principio formaban parte del sitio ahora solo silbidos fugaces pasaban muy entre cortados uno de otro. Lo inevitable, y el sonido golpeteaba, la temperatura descendió mientras caían, al principio calmo, luego un blanco terciopelo que la torrencial precipitación nos dejaba atónitos, el granizo disperso en la graba y las cuantiosas cantidades, nerviosos aún más. El tiempo trémolo de rayos, muchos de ellos, sin intervalos entre lo visto y el sonido.

lunes, 23 de junio de 2008

VACÍO


La obscuridad que en el cuarto se encuentra tan plácida la sorprendemos mórbida después de una larga jornada, silente, mientras yo, el yo que se desvanece en cada intervalo y en el lapso se ve aproximar, que lo carcome el movimiento, el espacio tangencial del que se desprende en uno y otro instante se manifiesta en bajos, en graves y el tiempo. Lágrimas de Cronos dadá absorben toda la mínima luz que se desprende, talves de mi, atraves mío quizás?, interior?, profundidad?, y el demencial grito. Las voces yo me advierten mientras me pierdo en el largo suspiro hueco, en la extensión armónica de la queja. Una sensación, un blanco mar nebular, de elefantes blancos arteciopelados, miles de ellos correr como leucocitos fantasmales y nanobots por linfocitos los siento mientras sus marfiles y mi yo se estremece por su titánico movimiento. El ritmo, el bamboleo, de la danza estampida exhausta factura, mis miembros se desprenden y la gravedad me encierra

EL GRITO

TAN SOLO (Para Dania)

Me encontré tan desprovisto de ideas, y dije una, una de las tantas, miles que no dijeron nada. Aferré los ojos hacia el derredor, criaturas tomadas por alguna mágica pócima. Sus curvaturas, corvos todos aniquilados hacia una pantalla, y luego recordé que le pregunte su número, y que quería ir hacia el aparador y decirle que me diera un esfero, un chocolate también, pero me quedé observando tan horrendo espectáculo, el inicio de éste otro ciclo, de éste otro milenio. Los dedos y sus pies que moviánse erráticos, ansiosos pies no de uno ni de dos, sino de un tumulto de cuerpos, tomados, aprisionados por los beats, por los loops, y yo. Mientras la ilusión crecía, iba descartando la idea inoportuna, eligiendo inconciente lo correcto, pero me dio su número y su pensamiento de que nunca se va a casar, y recordé que es por eso que estaba parado admirando a aquella niña, jugosa quinceañera y luego el esfero

ÉL

Eran los últimos 10min de un año que para él no tenía nada en particular, que no era. Miraba la enredadera de la parte posterior de la residencia donde había pasado los últimos 7 meses. Recordaba a aquella que con mucho esfuerzo se alzaba de la tierra para dar sus primeros enredos en uno de aquellos espacios de la rejilla, su soporte, ahora fuerte, tensa, tenaz. Que dio paso la música al ruido del salón que venía he inesperadamente paró. Todos al unísono contaban los últimos segundos, advirtió unas pisadas que se confundían con los zapateos de los barullos y los abrazos. Un rostro algo familiar que para él no era para nada repelente le convidaba al festejo. No sabía de qué, pero algo en él nació que vino. Alzó la mirada y en el cielo la pirotecnia daba la bienvenida a aquel año y él al brindis de aquella Polaca. La música se puso conocida y los sones de la tierra movieron su cuerpo por aquella sala que él barroco mostraba contrastado con la salsa que dos Colombianas saboreaban en los movimientos de aquellas nalgas otrora conocidas. La luz venía tenue de lámparas amarillas, la bebida pasaba, venía, la cena invitaba la anfitrión y todos mostraban ojos de hambre. Los langostinos a la plancha y la berenjena a la Isabel tornaban ácido su mezcla. Los langostinos que prefirieron, sus miradas sazonaban su sexo. La cerveza fría que deglutía epilogaron su abstinencia, luego el juego animal del relax. El diálogo de tierras lejanas daban cierto sabor a Bronch. La terraza donde se encuentran se ve sutil ahora, los besos que abrieron paso a la erección de los pechos que para nada caían mal propiciaron la salida. En la calle todos alborotados, nada de taxis, pero cigarros andaban al buscar, al satisfacer la búsqueda en un Quiosco esquinero con letrero todo grande y chillón emergieron del fondo hacia la vía ahora con mucha más fortuna. El ir, confuso, mucho tránsito y el largo estadío en el taxi avivaron su llama. El departamento común, corriente, no importó a él en todo caso, porque sin más ni más se desvistió como un rayo. El desfile del carnaval, su gose, The Wall, en el fondo ella. Armábase un porro de dos que abraza. El previo traspasaba y a aquella noche en donde la boragine y el sexo se estremecían. Al término ella dormía, él buscó las llaves del portón, sacó la cartera del velador de Ann. Vestido ya!, metió la cartera en su mochila de viaje que no por más ni más recordaba que como la enredadera ese año también sería uno más.

jueves, 19 de junio de 2008

COLOR

Ahora recuerdo que en La Paz me encontré con una parte de mí en sus fríos, en sus bajadotas y en el Sur burgués.

LUZ Y SOMBRA


HEY

UNA FIESTA A SOLAS, ES UNA FIESTA INCOMPLETA , PERO UNA FIESTA DE VERDAD. Extracto de Baterbly y compañia de Vila Matas

CONTEMPLACIÓN

Contemplación como la primera obra de Kafka todo un pura sangre. Así allí, contemplar ya a Morcheeba en el Norte, Durán Durán o a Pinkfloyd en Lima. La música que se riega por todo ésta pístola de basura y chics bacanes que los aplastan. Pero qué escuchó?, y es a Kinky y Gustavo que saluda. Ha no pues los hijos de puta de Kinky los culasos y Gustavo todo un caballero. El Luis Marquez este mexicaleño de sepa y la Baja California que lo acompaña. Entramos a Niceto y bailamos con el dj pareja todo un bestia. Regina Spektor me dice alguien pero que rrico que es oler a Morcheeba y cantar un Howling e irme a la costanera Norte y hacerme verga, bailar con Fat Boy Slim. Jà, contemplar todos los rostros, todas las avenidas y las cruentas risas porteñas y mi alma de cronopio que se crispa, que se enamora.

MI BUEN DIABLO


El Bs AS que se mueve como una jauría de chacales, de yenas en celo es lo que se conoce como BAIRES de tango y confort. La noche, las muchas pérdido en algún rincón de algún chuchitril espacio de otro que lo contiene y el chè! por doquier.
Notas y cadencias que solo se lo puede comprender en toda su dimensión aplastado, devorado por la ciudad y el indio sonando en algún bar sureño. Escuchando y los redondos, metido en la 2da, en Doc Sud, en los suburbios uno de los más densos y los ricoteros por doquier.
Estar en plaza Cortazar talvés, y ver y a todos y a Buch entrar y las lesbianas y la música indie también. La Mimi que no quiere entrar, que tiene sueño, que se va a la casa, que me deja como toda buena alemana supongo. Y allí ves a todo lo que el arsenal de Gustavo que tiene como comensales y a miles en verdad. Palermo y que mierda Palermo ahora y los sonidos de Sueño estero allí.
El buen diablo como siempre me acompaña, o talves el bueno de Dionisyos o aquel angel guardián que se ha ido ya hacía muchos años atrás. Ahora este mi buen diablo y BS As y todas las caretas posibles.

SANTUARIO

Se conoce que el barroco es una proliferación europea que tomó vida propia en nuestras tierras americanas. El barroco brasileño, el argentino, tan solo mostrar un decorado interior de San Franciso, o él de la Compania para dar a la cuenta que el dolor aquel cruento de nuestras vidas híbridas se ha visto y abatido por el tramo extenso del Norte y del Sur que nos aniquila. Pero allí con tan solo una caminata por el centro histórico de Quito y darnos cuenta de aquel que se amalgama en nuestras retinas y los gringos de paso. Los años han echo que tan solo aquel, el barroco quiteño instalado muy plácido en toda la historia del arte mundial se diera y en mí como algo ya antes dicho. No es una influencia, mas nunca lo ha sido. El barroco desde las correderas pistas de las durmientes tras la casa de padre en el Recreo, las railes que se encausaban hasta la terminal de Ambato son aquellos que me han visto correr y ahora a esta composición tomada de capturas en las islas encantadas cuando padre en los años 80 viajaba a Galápagos. Esta composición que son las imágenes que ví, que me maravillaron y decirle cuando me lleva papi. Y es más, aquí la imagen presentada como una improvisación, tan solo una recreación de los años a misa, de los años de lágrimas de mami. Aquel santuario del camino el Rey, con Helena y su residencial y el Chelo, con ñaño y nuestros juegos. Inmenso realmente es. Y el santuario como todo, en cada visible, entriscado y pequeños lapsus, la vida y el todo nos da aquella imagen para recordarnos que estamos aquí, que tan solo estamos y el todo , la inmensidad que es nos observa. Me arrodillo y pienso en los años, en ellos en el que el hoy se encuentra tan inexpugnable.

RITUAL

Tu maldito hábito, aquella pereza que lo cubre todo de incertidumbre. Que es lleno todo ese mequetrefe espacio de dudas, lágrimas y ardor. Aquella mascarada que tirita todo aquel moho de tus paredes infectas, de tu maldito telar que es todo ese enjambre, aquel amalgamar de lagañas y los malditos ojos que no abren.