viernes, 10 de marzo de 2017

....

El sabor a encierro, la mareas que desembocan en laberintos que llegan a ningún lugar; trampas, redes, radares, estamos en inevitable naufragio, en la calma y en la sonrisa que nos devoran en los días de verano cuando los demonios nos dan su temible bendición. 
Así estamos, en rumbo, la nada, en inevitable naugrafio, así sin más danos vuestra bendición...