miércoles, 26 de octubre de 2011

...

La tarde; el cruel espanto del sol en detrimento de todas las constelaciones posibles, ella de piel; ella de fuera; ella de polvo, de polvo y un de un hola que tal; miles de holas que tal; miles de sonrisas hipócritas; cientos de manos apretándose; de manos grasas apretándose en su piel de su desprecio matutino. Son las 3am; poco importa, preciso otra ausencia más -gracias Ballard- que una cadena interminable de noes. Prefiero un mínimo grupo de sies; que una batalla interminable con fantasmas denodados.