viernes, 29 de enero de 2010

.......

Estoy cansado, muy cansado. Las tardes, las putas noches ya no son lo que solían ser. Nada es lo que solía ser. Ni ese tal yo que le estremecía tu mirada carmín, ni los dedos temblorosos con los que rosaba tus anillos temperamentales. De cada objeto se desprende un vaho muy fino en algunos, en otros efluvios cloacales que me hacen olvidar de los claveles antigüos, tus claveles claro está. La pesadez que me cargo es algo como de noche, como de guardado. Todo me cansa muy deprisa, estoy harto de tu recuerdo, de este recuerdo pertinaz que me ahoga. Yo solo quiero crear pero la obscuridad siempre me dice que vaya allá a donde quedó el despojo mortal.  Yo tapo mis orejas con mi vómito serrano, con este mal humor de verga que me está poniendo esta  querida ciudad, ésta maldita ciudad que me disuelve de a poco.

viernes, 15 de enero de 2010

BAIRES

Hoy es un día muy caluroso, húmedo que me recuerdan a los calores de Guayaquil. Las cosas no van mal, sin un peso, pero toda va en un curso que yo no esperaba (típico). Me siento muy bien -Un poco harto, un poco fastidio de mi- seguro de lo que debo hacer y me integro entre ellos sin temor alguno,-ellos-, ahora que ya han sido 5 años por esta ciudad me dan una bienvenida -otra, diferente a la de antaño- apática, fría, -atlántica-, la que ellos consideran justa. Me dejan ser y yo parte de la ciudad. La ciudad siente que me conoce, y yo siento que la conozco también. Los dos mentimos, !si!, pero los dos nos dejamos ser.
Buena vida chicos.

miércoles, 6 de enero de 2010

OK

Las cosas, mis cosas están con un contraluz almivarado, con un tono cetrino disolviéndolo todo en el tiñer de los viejos mecánicos a lado de la casa del Chelo-sin bronca-. Mejor no hablar muy alto, ni con tanto orden. Mejor despojarme de todo, mas de mi piel que es -parece- lo que me detiene, lo menos indispensable de todo -lo que me retiene acaso-. Quiero ser, pero todo es tan cruento, como yo,  un monigote con miles de posibilidades y el cerebro de un insecto. -Entiendes nena-. Y la alemana que me enferma. - Porque es todo tan así-. Porque soy tan yo. -No lo entiendo-.