miércoles, 16 de noviembre de 2016

EFÍMERO

PROPUESTA PARA MI PRIMERA EXPOSICIÓN, MI ÓPERA PRIMA EN EL MUNDO VISUAL

Efímero
Por Luis P. Vela
Septiembre 2016

Cuando abordamos la obra de Arte debemos observar en primera instancia que se debe a la fiel manifestación de los diferentes aspectos del espíritu humano los cuales se hallan circunscriptos unos en el cuerpo humano (figura humana como estudio), en otros casos aspectos tales como la conducta y sus relaciones con el medio ambiente o como en otros el yo interno como punto de investigación y su relación con los cambios que en su aspecto exterior (superficie) se perciben o sufre y es en esta relación que nuestro proceso creativo  se decantará evidenciando en primera instancia un abanico de hechos sensibles que desde el autoretrato dejarán marca de cada uno de los cambios o reacciones emocionales que va sufriendo el individuo o sujeto de estudio, en este caso el artista Luis P. Vela que desde la obscuridad de su estudio dará luz a una serie de trabajos enfocados en el abstracto figurativo que se ha pulido durante varios años la técnica de obturación lenta con flash de repetición con luz estrambótica y así captar de la luz toda su ilusión óptica llevándonos a palpar la superficie si se apetece del bruth art de Bacon, alejándonos de la posición de Mondrian y dar a la imagen como ya lo dice Barthes su aspecto díctico. Es así que desde los blancos lechosos pasando por un abanico de colores pastel hasta adentrarnos en rojos y magentas abotargados de obscuridad se dará muestra de los diferentes estados mentales en donde: el vacío, el dolor, la ausencia, la risa, la meditación, etc.. se desbrozan desde la obscuridad del estudio.
 Cuando hablamos de espíritu humano nos referiremos a la energía mitocondrial de cada una de nuestras células para que cada uno de los procesos cerebrales de nuestra psique se abran paso y así un leiv motiv irreductible se nos presenta en nuestro ser ¿Qué soy? ¿Quién soy? Y desde este punto de quien es o que es ese ser humano encaramos nuestro hecho artístico.
Y cabe preguntarnos ¿Qué es lo Efímero? Y encontramos que acá se denota en esas diferentes facetas que de la emoción humana surgen reacción hacia hechos que de la realidad humana nos invaden y pues claro son estados efímeros que debemos señalar y registrar. Ya que el autoretrato siempre ha estado relegado a segundo plano en la pintura acá en la fotografía evidenciamos una multiplicidad de sensaciones, de hechos sensibles que se hallan delimitados en la figura humana como Universo de exploración, de explotación, análisis y sistematización de la realidad humana adentrándonos en la luz y obscuridad que de todos  hacen parte.


 OBRAS

























Efímero
El texto curatorial de Julián Rodríguez


Vemos aquí al artista que nos muestra, a partir del autorretrato, su ser interior, la desintegración del yo que se vuelve universo, los átomos que se disgregan para recomponerse y conformar un ser que renace con una nueva personalidad.
Luis Patricio Vela nos invita en este viaje íntimo a acercarnos a ese proceso a través de la fotografía. Con el movimiento como recurso, estos trabajos exploran las distintas capas del ser, muchas veces lumínico, otras veces oscuro. 
En una constante transformación que abarca una extensa gama de emociones, vemos al hombre alcanzar estados de meditación, de paz profunda, que le confieren una naturaleza luminosa semejante a Dios, hábilmente plasmada en las obras mediante una paleta de colores pastel inundada de blancos lechosos que emergen del fondo. 
Pero esta paz, esta luminosidad, se encuentra siempre en tensión: los rasgos del rostro humano desesperado, en una mueca de grito, a menudo surgen desde este fondo y se imponen como piezas perturbadoras que deforman la imagen. Vemos al ser en estados desgarradores cercanos a la locura, recordándonos ciertos cuadros de Francis Bacon. 
Pero el tiempo transcurre, el estado es efímero. En el discurrir del tiempo la transformación se completa. La bestia muere y renace el ser, más sereno, más sosegado. La oscuridad que lo habita se vuelve menos violenta y volvemos a verlo en calma, rodeado de oscuridad, pero en armonía con ella. 

Las veintidós piezas que componen “Efímero” son un recorrido emocionante que aborda el amplio espectro de la personalidad del artista. A través de este trabajo, Luis Patricio Vela nos desnuda su personalidad, nos describe sus transiciones, nos muestra lo horroroso y lo divino que anida en el humano, nos habla de las transformaciones que se suceden entre estos dos polos -la luz y la oscuridad- y nos invita a que encaremos nosotros mismos este proceso.
Buenos Aires Capital Federal 2016





Psd: Si desean apreciar la obra completa de efímero please hagan click en este enlace 
EFIMERO

No hay comentarios: