lunes, 15 de noviembre de 2010

ESPEJO

Hay momentos para observar, observar el firmamento, a una dama, a un perro, al vecino de alado. Creo en la hora de mirar, de mirarnos dentro, esos otros ojos en medio de la bruma. El vitral y las refracciones que la luz nos muestra no son más que pura ilusión, el calor ese nervio que salta paso a paso en soledad nos es más que otra  ilusión. Si quitarán la luz todo sería obscuridad y en la obscuridad camaradas. Pero mis ojos ven la bruma que se disipa; es mi interior. La lluvia cae recia y la banda me mira como yo la escucho a ella, en calma.
Ahora limpio el vitral con la manga de mi capucha, expiro para que se empañe calido y escribo con mis dedos una tipografía innombrable. Gracias Bekket.


dis-fruta.


Nada mas por hoy.