viernes, 29 de enero de 2010

.......

Estoy cansado, muy cansado. Las tardes, las putas noches ya no son lo que solían ser. Nada es lo que solía ser. Ni ese tal yo que le estremecía tu mirada carmín, ni los dedos temblorosos con los que rosaba tus anillos temperamentales. De cada objeto se desprende un vaho muy fino en algunos, en otros efluvios cloacales que me hacen olvidar de los claveles antigüos, tus claveles claro está. La pesadez que me cargo es algo como de noche, como de guardado. Todo me cansa muy deprisa, estoy harto de tu recuerdo, de este recuerdo pertinaz que me ahoga. Yo solo quiero crear pero la obscuridad siempre me dice que vaya allá a donde quedó el despojo mortal.  Yo tapo mis orejas con mi vómito serrano, con este mal humor de verga que me está poniendo esta  querida ciudad, ésta maldita ciudad que me disuelve de a poco.