viernes, 15 de enero de 2010

BAIRES

Hoy es un día muy caluroso, húmedo que me recuerdan a los calores de Guayaquil. Las cosas no van mal, sin un peso, pero toda va en un curso que yo no esperaba (típico). Me siento muy bien -Un poco harto, un poco fastidio de mi- seguro de lo que debo hacer y me integro entre ellos sin temor alguno,-ellos-, ahora que ya han sido 5 años por esta ciudad me dan una bienvenida -otra, diferente a la de antaño- apática, fría, -atlántica-, la que ellos consideran justa. Me dejan ser y yo parte de la ciudad. La ciudad siente que me conoce, y yo siento que la conozco también. Los dos mentimos, !si!, pero los dos nos dejamos ser.
Buena vida chicos.