jueves, 18 de junio de 2009

Bhuuu

Las cosas se ven mal, ya lo sé. Una vuelta a la manzana y un cigarro en las manos para calmar ésta ansiedad (7am luego de una noche que no quiere su fin). Qué tal, a mil por hora y el deseo de una llamada que nunca se concluye.
Se que no son más que carroña mis letras verdes. Pero no hay nada más en esta cárcel de mimbre que me envuelve. Muchos pronombres, muchos adjetivos, repetición de los mismos (punitivo, aleativo, posesivo, hablativo, ja, ja) otra vez yo en primera persona. Nunca me a gustado la primera persona eso no es una novedad. Vuelta el cigarro guardo luego, entro en un bar con otro rostro que me aguanta estas ganas de reventar en mil pedazos de mierda, de acabar con toda está mi actuación principal en ésta bella pagoda, con todos mis prolegómenos a cuesta.