sábado, 21 de noviembre de 2009

....

Como si se pudiera juzgar a la belleza tan solo por la apariencia. El concepto de belleza tiene un sinúmero de aspectos que hay que tomar en cuenta, ya lo dice Federico. Pero es una pena que algunos no lean ni a condorito que les enseñaria más de la vida y eso que yo no la conozco en lo más mínimo.
Cheriò.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

CHUGCHA

Ves cuando te arrepientes de tus escritos, es lo peor del blog, aquí está toda nuestra basura, es el Zambiza del mundo virtual, viste!!.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Risas

La obscuridad siempre trae consigo aquella claridad lejana a donde hay que escapar.
Rápido, que se nos va la nave espacial.

viernes, 13 de noviembre de 2009

....

Que chaparrón en Buenos Aires, estoy empapado y el sol comienza a salir.
No me había mojado así desde cuando con la Cris nos escapábamos por sus escalones.
!Muerdes!.

domingo, 8 de noviembre de 2009

LUCHO

Hace más de un mes murió el Lucho. Mi tío, hermano menor de mi viejo, se le rompió el corazón (literalmente) pero murió en su ley y eso es lo que de alguna manera nos hace ser.
Le operaron de corazón abierto me dijeron hace algunos meses y quedó bien, pero el Lucho en los días que debía permanecer en reposo se fue a jugar uno de sus salvos conductos de vida, o sea el ecuaboley.  Y  cuando me supongo estaba de ponedor le dió un paro cardiaco y llegó muerto a un hospital (no se cual, ni me importa) de Madrid. Así es, ese trotamundos de mí tío dejó todo en el Ecua y se fue para allá a hacer y el no lo sabía su último viaje de todos.
Osea la persona que me enseñó a nadar en el Toachi, allí en el los suburbios de Santo Domingo (En el paraiso, eso si que son suburbios) ya no está. El man que me enseñó toda la parte de Mindo, Puerto Quito, o sea toda la parte esa en mis días de puber ya no está. El man al cual acompañaba en sus empresas más extrañás: como el levantarme a las 4am para estar a las 4 30am en el puerto de Esmeraldas y comprar el camarón (lidiar con toda la negrada), llevarlo conhielo en envases muy grandes de telgopor, quién me daba para las colas ya no está. El man quien me enseñó a viajar por el Ecuador como los parias que somos, (pues casi todas mis habilidades de viajero implacable las aprendí de ese mi tío) ya no está.
Entonces solo me quedá decirle al Lucho (Un Luis Vela menos eso sí) con su rostro de papá Lucho (mi abuelo), ya saben corte españolísimo con su bigotito a la Federico enfrentándose sin par con algunas muchachas me imaginó aindiadas en la selva espesa de Aguarico o Pucalpa le veo y le digo que si, que ya nos veremos otravez por esas veredas y zaguanes que tanto nos gustan. Con aquel clavado mortal hacia lo que no es ni la nada misma. 

Salud tío!!


Psd: Porque te baile y te bebí y me cogí a un par de inglesas en tu nombre.



jueves, 5 de noviembre de 2009

COLINA

Todo es tan sombrío, las claves se ocultan y la música se riega por todo el pasillo de la estancia. Las luces y el tornasol color de aquellos ojos suburbanos que en su bullir  se encuentran apasibles y solariegos en el patio de la higuera y el sonido, se vuelven prófugos y obscuros en las horas de la cena y el encuentro. Clarice en la estufa; los hornos y el clavel que resuena con sus gotas oníricas en las pencas del establo.
Los temidos brotes de kerosene en el heno y las voces que se avecinan frágiles en su adustes y traslado.
Clau como es habitual comanda todo el rito del quehacer culinario.
Las paredes integradas a la hoguera de la apetecida perdiz muestran sus gustos por el folklore, por todo el silbido andino del silencio.